sábado, 8 de abril de 2017

COMO SE ELABORAN LAS TINTURAS MAGICAS

 
Tanto en los rituales mágicos como en la elaboración de hechizos los aceites esenciales y perfumes se utilizan para estimular nuestra conciencia a través del olfato y añadir energías extra al proceso mágico que estamos constituyendo.

Las tinturas son líquidos perfumados tan efectivos como los aceites, perfumes y aguas que se preparan mojando vegetales secos en alcohol para que este capte su aroma de manera rápida y efectiva.
 
Sin embargo, existe un problema. El alcohol utilizado en la fabricación de las tintas mágicas es alcohol etílico (también se denomina etanol). Asimismo existe una variedad denominada isopropilo, o alcohol para friegas, resultante de la destilación de productos derivados del petróleo. Ahora bien, tiene un olor tan penetrante que no resulta adecuado para captar fragancias, por lo que le recomiendo que no lo utilice. El alcohol etílico es un producto totalmente natural resultante de la destilación de cereales, azúcar o uvas.
 
Lamentablemente, el alcohol etílico es, a veces, difícil de encontrar y suele ser caro. En Estados Unidos puede a veces conseguirse un alcohol de 192 grados denominado “Everclear”, pero también es caro. (Cuando se habla de un alcohol de 192 grados quiere decirse que la proporción de alcohol es de un 96%). Busca alcohol etílico en los supermercados y en las farmacias. Cuando lo encuentres, estarás en condiciones de fabricar tinturas mágicas.
 
El proceso es muy sencillo. Para empezar reúne unas buenas reservas de materia vegetal seca. Las hierbas frescas no sirven a causa de su contenido en agua. Algunas plantas no son solubles en alcohol, es decir, su aroma no pasa al etílico, por lo que no sirven para producir tinturas intensamente perfumadas.
 
Los principales proveedores afirman que utilizan una proporción de un 70% de alcohol, pero yo he tenido muy buenos resultados utilizando un 96%. Si no te importa arriesgarte (y deseas estirar tus reservas de alcohol), puedes diluir el etílico en agua destilada. Ello facilitara la captación del aroma de determinadas plantas que no son totalmente solubles en agua.

Creando Tinturas

Machaca en un mortero las hierbas secas que vas a utilizar en la tintura. Tritúralas hasta reducirlas a un polvo muy fino. Ello tiene una gran importancia, en especial cuando se trabaja con maderas como el sándalo. Tal vez, te interese comprarlas previamente trituradas.

A continuación carga la hierba de poder, teniendo presente el objetivo mágico de la tintura que estas a punto de preparar.

Echa la hierba en una botellita que se pueda cerrar herméticamente.

Con la ayuda de un pequeño embudo, vierte la cantidad de alcohol etílico necesaria para que la hierba quede cubierta. Cierra la botella. Agítala con fuerza a diario durante una o dos semanas. Siempre que la agites, visualice el objetivo mágico de la tintura.
 
Luego filtra el alcohol con un trozo de estopilla colocado dentro de un colador. Es posible que el aroma ya sea lo bastante intenso (suele serlo si los ingredientes son gomas como el Olíbano o la Mirra). Si no fuera así, echa mas hierba en la botella y añade alcohol hasta que quede cubierta. Hazlo con rapidez, pues el alcohol se evapora cuando esta en contacto con el aire.
 
Déjalo reposar de nuevo y repite el proceso.
 
Agita la botella todos los días. El alcohol adquirirá un aroma y un color muy intensos. (En realidad, es posible que esto se produzca inmediatamente después de echar alcohol a las hierbas). Si no fuera así, se deberá a que estas utilizando una planta que no es fácilmente soluble en alcohol. Añade un poco de agua al alcohol y vuelve a intentarlo.
 
Para determinar si la tintura tiene el aroma adecuado, ponte una o dos gotitas en la muñeca. Espera hasta que el alcohol se haya evaporado y luego aspira el aroma. El perfume que desprenden muchas tinturas, cuando están en la botella, no es el “verdadero” aroma.
 
Cuando el perfume de la planta consiga imponerse al olor dulzarrón del alcohol, habrá de filtrar la tintura por ultima vez, embotellarla, añadir unas gotas de aceite de Ricino o de Glicerina para fijar el aroma, etiquetarla y guardarla en un lugar fresco, donde no le de directamente la luz del sol, hasta que la necesite.
 
Y una vez fabricada la tintura podrás darle el uso mágico que desees.

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...