viernes, 14 de julio de 2017

17 RECETAS NATURALES FACIALES


Aunque intenten convencernos de que los productos de laboratorio brotan de la naturaleza, resulta evidente que en su elaboración interviene la química en un alto porcentaje. Lo cual no siempre da buenos resultados ya que es bastante común oír hablar de que alguno de estos productos ha provocado quemaduras, erupciones, alergias y hasta caída del pelo.

En Estados Unidos, el país de las estadísticas, se calcula en un número promedio de sesenta mil por año las mujeres que sufren enfermedades o afecciones causadas por productos cosméticos que contienen elementos químicos perjudiciales. Estos hechos nos mueven a retornar a la Naturaleza para buscar directamente en ella, sin tener que pasar por la química, los medios para conseguir una sana belleza que haga agradable nuestro físico.

PERFILANDO EL CONCEPTO DE BELLEZA

Lo importante es que cada persona consiga y mantenga el equilibrio de su tipo físico y estético, expresión alegre y vital de su salud interior. Este es el auténtico concepto de belleza natural, mucho más amplio y profundo que el que sólo mide líneas y proporciones.

La belleza, entendida así, es fruto de un cuerpo sano, de un uso adecuado de los alimentos y, además, de una higiene mental que supere las tensiones de la vida moderna. Es un tema que tanto interesa a los hombres como a las mujeres. Todos deseamos que nuestro cuerpo aparezca con el vigor y la armonía que lo conviertan en vehículo apto para la comunicación entre seres humanos. Con el fin de ayudar al cumplimiento de este deseo te doy las siguientes recetas naturales.

UN ROSTRO TERSO Y UNA MIRADA JOVEN

Contra las arrugas:

Estas recetas tanto sirven para impedir la aparición de las arrugas como para atenuarlas si ya asoman en la piel:

- Tienes que hervir en medio litro de agua unos 15 y 20 pétalos de amapola. Cuando hayas filtrado la mezcla, se aplica por la mañana y por la noche sobre el rostro.

- Mezcla en tres partes iguales: cera de abejas, goma arábiga y glicerina con un 10 % de agua de rosas. Una vez mezclado tienes que ponerlo al baño María.  Obtendrás una crema  que debes aplicarte en la piel durante veinte minutos. Después, aclárate muy bien con agua tibia.

- Bate a punto de nieve una clara de huevo y espolvorea en ella un poco de harina de garbanzos hasta conseguir una mezcla homogenea. Extiende esta pasta sobre el rostro y dejarla secar. Después, lavate bien.

- Mezclar a partes iguales un poco de lanolina, manteca de cerdo y agua de cal. Calentar al baño María, removiendo hasta conseguir una crema fluida. Se deja enfriar y con ella hay que darse masajes en las zonas arrugadas de la cara por la mañana y por la noche.

- Sobre la cara bien lavada extender una capa de miel. Sobre los ojos, unos algodones empapados en manzanilla o agua de rosas. Permanecer tumbado durante veinte minutos. Aclarar con agua tibia. Por último, pasar por la piel un algodón untado de limón.

Contra los granos, espinillas o manchas: 

- Para eliminar todo tipo de granos, da un excelente resultado una cura de zanahorias crudas durante un mes. Se toman por las mañanas, en ayunas, bajo forma de jugo.

- Para atacar las espinillas, se pone a cocer un puñado de flores y hojas de altea durante media hora en muy poca agua. Después se le añade miel hasta conseguir una crema espesa que se extiende por la zona afectada. Mantenerla durante diez minutos y después de aclarar con agua tibia, aplicar un poco de talco.

- Para borrar las manchas en la piel, póngase a hervir 60 gramos de perejil en un litro de agua. Añadir el jugo de un limón. Filtrar bien el líquido. Aplicarlo sobre las manchas. Durante el tiempo que dure este tratamiento hay que abstenerse de tomar el sol.

Para las pestañas:

- Quien desee conseguir unas largas y abundantes pestañas, debe aplicar sobre ellas, todas las noches, esta crema: Mezclar bien dos partes de vaselina por una de aceite de ricino.

Para los ojos:

En primer lugar te doy dos recetas para combatir el cansancio de la vista, producido por un exceso de trabajo de dicho sentido:

- Lavar y secar unas ramitas frescas de perejil. Después de triturarlas con cuidado, añadir unas gotas de agua de rosas. Ponerlo en compresas, como un ungüento, y aplicarlo sobre los ojos cerrados, manteniéndolo durante veinte minutos.

- Hervir 15 gramos de flores de centaura en medio litro de agua. Filtrar el líquido y una vez frío, bañar en él los ojos.

- A veces sufrimos a causa del aire o del frío irritación en los ojos. Para aliviarlos es muy eficaz una infusión de manzanilla, con la cual se bañan los ojos.

- Si notamos que alrededor de los ojos se nos forman arrugas es el momento de aplicar esta receta: Fundir 15 gramos de cera blanca al baño María. Mezclar con la cera 30 gramos de jugo de rizomas de lirio, 7 gramos de miel y 6 gramos de agua de rosas. Dicha crema se extiende alrededor de los ojos con un masaje suave y se conserva durante toda la noche.

Para tonificar la piel del rostro:

Con ingredientes naturales se consiguen unas perfectas mascarillas, adaptables a cada tipo de piel:

- Para la piel normal, hay que obtener tres cucharadas soperas de jugo de hojas de lechuga. Se mezcla con cuatro cucharadas de miel y el zumo de medio limón. Aplicar el preparado sobre el rostro y el cuello durante veinte minutos.
Aclarar con agua tibia.

- Para la piel grasa es recomendable una mascarilla de pepino. Aplicar sobre el rostro y el cuello unas rodajas muy delgadas de pepino, durante veinte minutos.

- Para la piel seca, batir una yema de huevo con media cucharadita de aceite de almendras dulces y unas gotas de limón. Aplicar la mezcla sobre el rostro y mantenerla durante veinte minutos. Se retira con leche tibia y se aclara con agua.

- Para todo tipo de piel la famosa crema de malvas: Lavar cuatro puñados de hojas de malvas y secarlas bien con un paño. Triturarlas hasta conseguir una pasta. Añadir cuatro cucharadas de mantequilla fresca de primera calidad. Se pone todo a cocer a fuego lento en una cazuela de vidrio o de esmalte. Cuando la mezcla esté ya bien espesa y aún caliente, se pasa por un colador metálico. Enfriada estará a punto de darse masajes en el cuello y en la cara. La crema se puede conservar en el frigorífico pero conviene renovarla de vez en cuando. El tratamiento completo dura diez días.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...