miércoles, 12 de julio de 2017

ÁRNICA, EL REMEDIO PARA DOLORES, GOLPES Y CONTUSIONES


Arnica montana L.
 
Familia: Asteráceas.
 
Sinonimia castellana: Tabaco de montaña (porque los pastores fumaban sus hojas), estornudadera, tabaco borde, flor de tabaco, estabaco, quinina de los pobres, talpica, hierba de las caídas, matagolpes, etc. Catalán: árnica, tabac de muntanya, talpa, talpica, tabac de pastor, alop, esternudera, etc. Gallego: Quina-dos-pobres, arnica, panaceia-das-quedas, tanchagem-dos-Alpes, tabaco-dos-Vosgos, etc.

Descripción:
 
Hierba vivaz, tubulíflora, originaria del Hemisferio Norte, con localización preferente en las zonas montañosas.
 
Aunque el nombre de árnica tiene un origen bastante oscuro, se cree que puede ser una deformación de la palabra griega ptármica (hacer estornudar).
 
Esta planta fue desconocida en la Antigüedad, siendo Santa Hildegarda quien la cita por Primera vez, usándola después la famosa Escuela de Salino.
 
El naturalista italiano Mattioli, en el siglo XVI, la describió y dibujó. Más tarde, los médicos la recetaron (más o menos juiciosamente), mientras se discutían de forma ardorosa sus virtudes y peligros.
 
Tiene la raíz amarilla al exterior y blanca por dentro, pequeña, fibrosa, de olor fuerte, penetrando sesgadamente en la tierra. Tallo sin ramificaciones. En su base se forma una roseta de hojas esparcidas, fuertes y un tanto ásperas, grandes, entre ovaladas y lanceoladas. No suele tener más que una cabezuela terminal muy hermosa. El botón central y las língulas de las cabezuelas son muy amarillas. El involucro que rodea a las cabezuelas lo integran dos hileras de brácteas puntiagudas y en forma de lanza.
 
El árnica florece desde junio. Flores amarillas. Los frutos están coronados por un vilano rubio y son muy pequeños.
 
Virtudes:
 
El árnica se utiliza principalmente como tópico (aplicación local) en los golpes, contusiones, heridas, caídas, etc. Obra eficazmente sobre los derrames y sufusiones sanguíneas producidas por un agente vulnerable. Por esta razón ha llegado a ser un remedio popular en su forma de "tintura de árnica" (cabezuelas de árnica y alcohol en maceración varios días).

Como estimulante de la circulación, el árnica se emplea como remedio contra la miocarditis esclerótica (administrándola por vía interna) y para tonificar el corazón. También hace desaparecer la fiebre.
 
En los malhumores y atontamientos transitorios, es excelente para despejar la cabeza. Y es muy útil contra los catarros pulmonares crónicos, sin fiebre, de los enfermos viejos, y también contra las retenciones de orina por parálisis de la vejiga.
 
Sin embargo, para el uso interno el árnica debe usarse con precaución. En fuertes dosis produciría violentos dolores de cabeza, delirio, convulsiones y' asimismo la muerte. Por tanto, en medicina casera no debe utilizarse más que por medio de aplicaciones externas para restablecer la normalidad.
 
Es muy eficaz para reducir la inflamación de los llamados "chichones".
 
Presencia.
 
Esta hierba alcanza hasta los 0,60 m. de altura. Crece sobre todo en prados y bosques no muy espesos, donde abundan las coníferas; prefiere los suelos ácidos y descalcificados. Vive entre los 600 y 2.800 m. de altitud.
 
Abunda en la región boreal fría (Pirineos, Alpes, Vosgos, etc.). En España se encuentra al norte de la península, en Galicia, Cataluña, etc.
 
Se emplea en rocallas de gramíneas y en jardines con terreno silíceo; bien soleados. Se multiplica por semilla y división de mata.
 
Partes utilizadas:
 
- Hojas secas, flores (julio), raíz (septiembre); secado rápido a la sombra en lugar aireado.
 
Componentes activos:
 
Tanino, aceite esencial, pigmentos, silicio, ácido málico, cera, goma, resina, arnicina, éter dimetílico...
 
Propiedades:
 
Cicatrizante, astringente, estornudatorio, sudorífico, febrífugo, aperitivo, diurético , tóxico, emenagogo.
 
Uso interno (con precaución) y externo:
 
En Farmacia y Veterinaria se elaboran diversos preparados a base de árnica para contusiones, tabaquismo, esguince, fiebre, cicatriz.

Salvo prescripción facultativa debe reservarse al uso externo.
 
PARA LA SALUD
 
Al ser aplicada la tintura de árnica, debe diluirse previamente en una cantidad similar de agua. Una cucharada de tintura de árnica y otra de agua es la proporción deseable.
 
Se aplica mojando compresas sobre toda clase de chichones, torceduras y contusiones, tanto con sangre como sin ella.
 
El árnica se usará pura, solamente con excepción, en los casos en que es muy fuerte la contusión y carece de rasguño con sangre.
 
- Infusión: Estimulante. Hervir 2 gramos de flores de árnica en dl. de agua edulcorada. Tomar a tacitas, antes de las comidas. No abusar, ya que puede provocar náuseas.

PARA LA BELLEZA

Preparado. Para combatir el acné y la forunculosis. Mezclar 14 g. de extracto de árnica (se adquiere en la farmacia) y 20 g. de miel. Para dar consistencia a la mezcla, añadir un poco de polvo de licopodio o bien de malvavisco. Cuando la pasta resulta suficientemente densa, aplicarla y extenderla sobre los forúnculos, los cuales se recubren después con una gasa.

Este medicamento no se puede utilizar de estar los forúnculos abiertos.

Se comercializan pomadas y cremas para utilizar en caso de dolores musculares y es muy efectiva aunque el olor que desprende suele ser fuerte, profundo y no muy agradable, similar al del aguarrás, por lo que recomiendo que se adquiera perfumada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...