miércoles, 26 de julio de 2017

BENJUI, EL INCIENSO QUE CALMA EL DOLOR, AYUDA A SUPERAR LA DEPRESION Y FACILITA EL VIAJE ASTRAL


El Benjuí o Benzoín de Sumatra es una resina balsámica de olor suave, floral, con toques de vainilla.

 Nombre Botánico : Styrax Benjuí.

 Asociaciones planetarias : Sol, Marte, Neptuno.

Asociaciones del zodiaco : Leo, Acuario.

Elemento : Aire.

Sexo : Masculino.

Utilizaciones mágicas: Para propositos religiosos, mágicos, meditaciones y visualizaciones.

Se utiliza para invocar a : Afrodita, Mut, Venus, Ares, Freya, Hathor, Khephera.

Parte utilizada : Resina.

Sinónimos : Ben, Benjamín, Benjuí de Siam, Benjuí, Benjuí, siamés.

El benjuí es un ingrediente común en las mezclas de incienso de propósito y también se utiliza en perfumería no solo por sus propiedades aromatizantes, sino también por su utilidad para fijar los olores. Así mismo forma parte de los inciensos que se mezclan para utilizar en las iglesias, principalmente en algunas sociedades cristianas ortodoxas.

El benjuí se utiliza en la mayoría de los países árabes del Golfo y la India, donde se quema sobre carbón como un incienso. También se utiliza en la producción de Bakhoor (astillas de madera perfumadas), así como en diversas mezclas de resina propias de los países árabes y el Cuerno de África.

Tiene propiedades relajantes y sedantes, lo que ayuda a aliviar la ansiedad y el estrés. Es un buen calmante del dolor, antiséptico y cicatrizante y se considera una ayuda efectiva para superar la depresión y restablecer la confianza, disipar la ira, despejar la cabeza y restablecer a la normalidad el sistema nervioso.

La resina de este árbol se ha utilizado durante miles de años como incienso en varias culturas. Es una buena resina purificante y funciona bien especialmente como conservante y fijador de esencias.

En el Árbol cabalístico de la Vida, el benjuí es el perfume de Netzach.

Por su poder afrodisíaco, es un excelente ingrediente en los aromas utilizados para rituales de amor y magia, ya que esta asociado con la diosa Venus y forma parte de sus ofrendas.

El Styrax Benjuí es una árbol que alcanza gran altura. Sus hojas son de un característico color verde pálido, muy apagado y las flores blancas fructifican, en este pequeño fruto, se esconde una única semilla. Su resina gomosa de color pardo rojizo, es el verdadero tesoro que esconde este árbol y que puede llegar a producir durante unos 15 a 20 años. "Hiriendo" los árboles del género styrax y producido como un agente antimicrobiano natural por la planta, el benjuí comienza a brotar como una savia semilíquida que, si se deja secar sobre la corteza del árbol antes de la recolección, produce un pálido compuesto marrón, herrumbroso, algo picante, seco, claramente perceptible por su textura algo jaspeada. Esta resina llamada benjuí, o muchas veces goma de benjuí no es, estrictamente hablando una goma (es decir, la goma tal como se entiende en el contexto de compuestos como goma arábiga), ya que es no soluble en agua.

Griegos y romanos ya conocían esta resina aunque la llamaron por muy diferentes nombres: "silphion" los griegos, y "Laserpitium", los romanos.

En el chamanismo se ha utilizado muy frecuentemente para purificar lugares y personas. Con el santifican y se accede a los puntos cardinales por lo que ocupa un lugar importante en las mesas de sanación.

Nostradamus, famoso por sus profecías, dio muchas recetas que incluyen benzoina en un libro de 1556. Se clasificó como antiespasmódico y tónico para infecciones de la piel y erupciones. En Francia se llamaba "Baume pulmonaire", bálsamo pulmonar, y la resina se quemaba al lado de personas enfermas para que inhalaran su humo. En Francia muchos medicamentos patentados se basan en el benjuí: las pastillas de serail se toman para resfriados y gripe y también existen anti-asmáticos elaborado a base de la benzoina. Sus propiedades no eran desconocidos en la medicina británica tampoco, porque el bálsamo de fraile, que se utiliza como un inhalante y para aplicación en las úlceras y heridas, es una tintura de benjuí compuesto.

El Benjuí siempre ha sido muy valorado a través de la Historia. En 1461, por ejemplo, el sultán de Egipto, Melej Elmazda, envió al Dux de Venecia un regalo de dos alfombras persas y 30 rotoli (100 rotoli es el equivalente a 80 kg / 177 lb) de benjuí. La reina de Chipre recibió de manera similar un presente de el Sultán en 1476, 15 rotoli de benjuí. El navegante portugués, Barboza, introdujo esta resina preciosa en Europa. Más tarde, en 1623, las propiedades de la resina ya eran lo suficientemente valoradas por los británicos como para establecer una fábrica en Siam para producir y exportar.

Utilizado como incienso puro, el benjuí mejora la capacidad para "enfocar", para mejorar la concentración y ayudar a una persona cuando se mueve en el astral, y por eso es muy utilizado por aquellos que tratan de viajar o proyectar sus espíritus en el astral.

Los estudiantes del tarot pueden utilizar este incienso para buscar una mayor claridad en la interpretación de los símbolos de este arte adivinatorio.

El benjuí es calmante, relajante, y restaura la confianza para el trabajo. Esta resina es buena para la purificación y la prosperidad y funciona bien con otros olores e influencias, especialmente como conservante.

Benjuí - Otros nombres, del pasado y presente
China: Anxixiang


Japon: Benjuí jushi

Corea: Benjo

Indonesia: Kemenyan

Hindi: Loban / luban

Hebreos: Nataf (generalmente asociado como 'estoraque')

Arabe: Luban / lohban / luban jawi (lit. 'incienso desde Java')

Francés: Baume benjoin / benjoin / benjoin de Sumatra / benjuí

Italiano: Benzoe / benzoina

Inglés: Goma de benjuí / goma Benjamin goma / estoraque / Styrax benjuí / benjuí de Java / Sumatra benjuí / estoraque / snowbell

griego: Stakt

América (nomenclatura científica): Styrax parallelonerum / Styrax officinalis (existen otras nomenclaturas)

A pesar de su gran uso  en perfumería y otras aplicaciones diversas, la resina de benjuí es una sustancia alergénica bien conocida, y el empleo continuo o su uso en cantidades altas, puede resultar en reacciones alérgicas graves. A pesar del hecho de que benjuí se emplea principalmente por vía tópica y por vía nasal (utilizado para fines de inhalación) el uso regular de la sustancia sin la orientación adecuada de un experto herbolario o profesional médico no es aconsejable, y como regla general, sólo debe realizarse después de las pruebas que se realizan para garantizar la no sensibilidad a dicha sustancia. Se recomienda a las mujeres embarazadas y lactantes, así como los muy jóvenes y de edad avanzada a mantenerse alejado de su uso sin orientación médica experta.

La ingestión real de tintura de benzoína es peligrosa, aunque para aplicaciones de menores, tales como el tratamiento de las aftas, en cantidades minúsculas son generalmente tolerados, pero las aplicaciones orales deben ser evitados por las personas que están bajo medicación de prescripción tal como litio o valium debido a la posible interación con estas sustancias. Del mismo modo, el aceite esencial de benjuí nunca debe utilizarse sin diluir para que no se produzcan reacciones alérgicas graves.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...