martes, 11 de julio de 2017

OTROS MODOS DE UTILIZAR LOS ACEITES ESENCIALES

 
Ya hemos visto diversos métodos de utilización de los aceites esenciales. Ahora trataremos otros modos de empleo para la salud y el placer.

Los baños

Las esencias pueden añadirse en los baños, por simple placer, para estimular el sueño, para curar trastornos cutáneos, para aliviar los dolores musculares y otros dolores, o para mejorar el estado de ánimo.
 
Pueden utilizarse solos o combinados con otros. Vierte entre 5 y 10 gotas de aceite esencial en la superficie del agua después de llenar la bañera; agita el agua para dispersar el aceite. Si añades aceites esenciales cuando la bañera aún no está del todo llena, gran parte del vapor aromático se habrá evaporado antes de que entre en el baño.
 
Si tienes una piel seca, puede mezclar las esencias con unas cuantas cucharillas de aceite vegetal; es decir, ¡si después no te importa tener que limpiar una bañera grasienta! Para una preparación más soluble, mezcla la cantidad normal de aceite esencial en una cuchara sopera de jabón líquido no perfumado.

Los baños de pies y manos
 
Éstos pueden utilizarse para prevenir los resfriados, los dolores reumáticos o artríticos, la transpiración excesiva, el pie de atleta y otros trastornos cutáneos de pies y manos, como la dermatitis o el eczema:
 
- Vierte entre 5 y 6 gotas de aceite esencial (diluido en aceite vegetal si lo deseas) en un recipiente de agua caliente e introduce en él los pies (o las manos) durante 10 minutos. Sécalos a conciencia y efectúa un masaje en la piel con un poco de aceite vegetal (o crema) que contenga unas gotas de la(s) misma(s) esencia(s).

Las inhalaciones


Éstas pueden utilizarse para los resfriados, la gripe, la sinusitis, la tos y como tratamiento de vapor facial.
 
 
El método más simple es añadir cinco o seis gotas de aceite esencial en un pañuelo e inhalar siempre que sea necesario. También puedes rociar unas cuantas gotas del aceite adecuado en su almohada para aliviar la congestión nasal y conseguir un sueño tranquilo. Si padece asmas debería evitar las inhalaciones de vapor, pues el vapor concentrado puede provocar un ataque, pero puede utilizarse para ayudar a otros problemas respiratorios como los anteriormente mencionados.
 
- Vierte medio litro de agua casi hirviendo en un recipiente y añade entre dos y cuatro gotas de aceites esenciales. La cantidad depende de lo fuerte que sea la esencia. Por ejemplo, la menta es muy fuerte, mientras que el sándalo es muy suave.
 
- Inhala los vapores durante unos cinco minutos, pero nunca durante más de diez. Para atrapar el vapor aromático con más eficacia, coloca una toalla sobre tu cabeza y el recipiente para formar una especie de tienda de campaña.

Las compresas
 
Una compresa es un modo valioso de tratar el dolor muscular, los esguinces y las contusiones, así como para reducir el dolor y la congestión en los órganos internos.
 
Las compresas pueden utilizarse calientes o frías según la afección que se trate. Para las heridas recientes como los esguinces, las contusiones, las hinchazones, la inflamación y los dolores de cabeza, se recomiendan las compresas frías. En las siguientes afecciones, son indicadas las compresas calientes: heridas viejas, dolor muscular, dolor de muelas, dolores menstruales, cistitis, furúnculos, abscesos, etc.
 
- Para hacer una compresa caliente, vierte unas 6 gotas de aceite esencial en cerca de medio litro de agua, todo lo caliente que puedas soportar.
 
- Coloca una pequeña toalla o trozo de lino o tela suave encima del agua.
 
- Escurre el exceso de agua y coloque la tela sobre la zona afectada.
 
- Cúbrela con un trozo de plástico, y sujétalo con una venda si es necesario; por ejemplo, para el tobillo o la rodilla.
 
- Deja la compresa hasta que se haya enfriado a la temperatura corporal; renuévala a intervalos, cuando sea necesario.
 
- Para una compresa fría, utiliza exactamente el mismo método, pero con agua helada. Déjala en su sitio hasta que se caliente a temperatura corporal y renuévala cuando sea necesario.

Los ambientadores

 
El mejor modo de perfumar una habitación es utilizando un quemador de aceite esencial especialmente diseñado para este uso. Hoy en día se pueden adquirir en tiendas especializadas. Sin embargo, una o dos gotas sobre un trocito de algodón o pañuelo mojado perfumarán sutilmente una habitación si se coloca sobre un radiador.
 
- Un método alternativo es colocar una o dos gotas sobre la bombilla de una linterna, con lo cual el aceite se evaporará en la habitación con el calor de la bombilla. Ten la precaución de poner siempre el aceite en una bombilla fría, antes de encender la luz.
 
- Asimismo puedes atomizar unas cuantas gotas de aceite esencial alrededor de la casa, ya sea con un atomizador o un simple pulverizador. Añade cinco gotas a 145 ml de agua y agita bien antes de utilizarlo. Sin embargo, el efecto es breve comparado con los demás métodos.
 
- Se pueden atomizar aceites esenciales alrededor de la habitación de un enfermo para evitar que la infección se extienda durante las epidemias. Las esencias más poderosas contra las bacterias que se transmiten por el aire son: el pino, el tomillo, la menta, el espliego, el limón, el romero, los clavos, la canela, el eucalipto y la Melaleuca alternifolia.
 
Al eucalipto y a la Melaleuca alternifolia se les atribuyen también propiedades antivirales y son útiles como fumigadores ambientales si un miembro de la familia padece gripe.

Los perfumes corporales
 
Los aceites esenciales pueden emplearse solos o mezclados con otras esencias para elaborar deliciosos perfumes. Pueden utilizarse por puro placer o para aumentar el potencial curativo de otros tratamientos de aromaterapia, en especial son útiles para los problemas relacionados con el estrés.
 
Para los ataques esporádicos de ansiedad y depresión, lo cual suele ser más corriente, los aceites esenciales mejorarán sin duda el estado de ánimo. Cuando la ansiedad o la depresión se convierten en un modo de vida, es aconsejable consultar a un aromaterapeuta profesional u otro terapeuta holístico.

El camino hacia la totalidad

 
LAS SABIAS PALABRAS de Platón resuenan a través de los siglos:
 
«La curación de la parte no debería intentarse sin un tratamiento del todo, y tampoco debería intentarse curar el cuerpo sin el alma, y por consiguiente, si se desea que la cabeza y el cuerpo estén bien, deberá empezarse por curar la mente: esto es lo primero... Pues éste es el error de nuestra época en el tratamiento del cuerpo humano: que los médicos separan el alma del cuerpo.»

PLATÓN, Crónicas


Aunque Platón escribió estas palabras hace más de dos mil años, en el mundo moderno tan sólo empezamos a comprender la verdad de estas palabras llenas de verdad. Nuestros ojos han estado cerrados durante muchos siglos, pero los sabios y médicos de Oriente nunca han perdido de vista la realidad del TODO.
 
En nuestra nueva concienciación, hemos ideado la palabra holístico que resume este concepto. La palabra holístico tiene sus raíces en el griego holos que significa «todo». En la curación holística se tiene en cuenta a toda la persona: mente-cuerpo-espíritu.
 
En todas las escuelas de curación natural, entre las que se encuentra la aromaterapia, el principio subyacente más importante es que el cuerpo se curará a sí mismo, si se le da la oportunidad. Ello se consigue con una alimentación sana, un ejercicio adecuado, el aire fresco y el sol, y sobre todo, buscando los modos de conseguir una dicha interior.
 
El cuerpo, la mente y el espíritu están interrelacionados; todo lo que afecte a un aspecto, afectará al todo.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...