miércoles, 8 de marzo de 2017

HISTORIA DEL INCIENSO Y DE LA MIRRA


El uso del incienso y la mirra se remonta a los tiempos más antiguos y sin duda nos vienen a la memoria ya que junto con el oro formaron parte de la ofrenda que los tres Reyes Magos hicieron al recién nacido Niño Jesús en el portal de Belén.


Tanto el incienso como la mirra son resinas, y ambos tienen una larga historia de uso como incienso. Los árboles cuya corteza produce estas resinas crecen principalmente en el sur de Arabia y el noreste de África. Unas pocas especies se pueden encontrar en la India.


Podemos pensar en Arabia como un gran desierto de arena, pero históricamente, las zonas del sur eran ricas áreas agrícolas, con sus inmensos jardines regados con aguas procedentes de los embalses. Se dice que es aquí donde vivía la reina de Saba y  donde podría haberse situado el Jardín del Edén, muchos años antes del viaje de los Reyes Magos a Belén.

El incienso ha sido utilizado con fines religiosos desde hace más de 3.000 años bajo la creencia de que su humo al ser quemado  transporta las oraciones al cielo, lugar donde moran los dioses. De hecho, la palabra perfume proviene de las palabras latinas que significan "por el humo." El incienso también se cree que ahuyenta los malos espíritus, se utiliza en medicina y es un símbolo de honor cuando se ofrenda a alguna entidad en particular.

El incienso y la mirra eran bienes comerciales importantes en toda la región del Mediterráneo oriental, incluyendo Grecia y Roma. Grandísimas caravanas de miles de camellos portaban el incienso desde Arabia a las orillas del Mediterráneo para el comercializarlo.

Algunas rutas comerciales incluso llevaban estas dos preciosas resinas hacia el Lejano Oriente. El valor de estos productos de comercio fue mayor que la de oro, y los reinos en el sur de Arabia llegaron a hacer grandes fortunas gracias a ellos. Sin embargo disminuyeron las lluvias, llegaron las sequías y la explotación de los árboles del incienso, entonces, se dedicó a su utilización para alimentación animal e incluso fueron quemados como combustibles y esto hizo que la riqueza de los reinos fuera decayendo progresivamente. La peor parte llegó cuando el cristianismo se hizo religión oficial en el imperio romano, ya que el emperador prohibió las ofrendas de incienso a los lares, los dioses paganos protectores de los hogares y se tardaron siglos en recuperar su uso para los ritos católicos.

El incienso proviene de árboles de la familia de las Boswellias y sigue siendo un importante producto de exportación de Somalia en el noreste de África. Se utiliza en la fabricación de perfumes y como medicina anti-inflamatoria. Es también el principal componente del incienso utilizado en los servicios religiosos católicos.

La mirra se recoge de los árboles de la familia de las Commiphoras. Su alto valor hizo que fuera considerada un lujo y un símbolo de estatus.

Históricamente la mirra, se usaba para ungir y embalsamar a los muertos en Egipto y Asia Menor. Los antiguos egipcios, importaron árboles de incienso y probablemente también de mirra para plantarlos a lo largo del cauce del rio Nilo.

- La mirra siempre se ha utilizado muchísimo en la elaboración de perfumes y medicinas populares, y de hecho se sigue utilizando para estos fines y añadiendo a ellos su uso en la medicina convencional. Una variedad de mirra es también conocida como el "bálsamo de Gilead." Las leyendas dicen que cuando la reina de Saba visitó al rey Salomón en la antigua Palestina, pudo haberse llevado consigo árboles de mirra para preparar el bálsamo de Gilead. La Mirra con fines medicinales también  ha sido utilizada para tratar el dolor de garganta, calambres, inflamación, cólicos y problemas digestivos.

- Los griegos, romanos, egipcios, israelitas y otras numerosas culturas utilizan incienso y mirra como parte de sus ceremonias religiosas.

- Incienso y mirra fueron utilizados frecuentemente en los rituales funerarios como material de embalsamamiento, una ofrenda al difunto y un medio para cubrir el olor del cadáver.

- El emperador romano, Nerón, quemó la cosecha de todo un año en el funeral de su amante favorita.

- El incienso se ha utilizado también tradicionalmente como un remedio para una amplia variedad de dolencias, incluyendo úlceras, hipertensión, náuseas, fiebre, indigestión, la tos de pecho y la recuperación post-parto.

- El humo de la quema de incienso ahuyenta a los mosquitos y otros insectos voladores, de esta manera se consigue reducir la incidencia de la malaria en las regiones afectadas.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...