jueves, 8 de marzo de 2018

RECETAS PARA HACER TUS PROPIOS CARBONCILLOS PARA QUEMAR INCIENSO

 
No importa que los llamemos incensarios, pebeteros o simplemente quemadores de incienso, todos son lo mismo: algo donde se puede quemar el incienso. Puedes encontrar una variedad casi ilimitada de estilos y tamaños. Incluso puedes fabricar uno tú mismo.
 
Si te decides por esto último, puedes usar desde una lata de café o de atún hasta una copa de cristal; desde un envase de cartón para leche hasta un tazón de cerámica. La elección y el estilo del incensario dependerán absolutamente de ti, una vez que sepas el tipo de incienso que deseas quemar.
 
Existen algunas cosas que todos los pebeteros tienen en común. Deben ser diseñados y construidos para evitar que el calor del incienso encendido o del carbón se extienda y provoque un incendio. También deben fabricarse de manera que exista una buena circulación de aire alrededor del incienso. Si usas tanto incienso a granel como conos, el pebetero debe tener una pequeña rejilla de alambre o un lecho de pequeños guijarros debajo del incienso. Esto asegurará un buen flujo de aire alrededor de éste. Sin este flujo de aire, el carbón o los conos no se consumirán completamente.
 
Cuando quemes cilindros o varitas, tu pebetero deberá estar lleno de arena fina. La arena de la playa es la mejor, pero puedes usar arena limpia del lecho de un río o de cualquier corriente de agua. La arena se usa por varias razones: se limpia con facilidad, no cuesta nada, y si se coloca en un tazón de cristal o en un incensario agradable a la vista, les añade su belleza natural.


El uso del carbón

El incienso a granel se suele quemar sobre bloques de carbón. No es el que normalmente usas en la barbacoa, sino uno que se fabrica especialmente para quemar incienso. Es menos tóxico, contiene más ingredientes exóticos y es más fácil de encender que el usado en la parrilla. La mayoría de las barras de carbón utilizadas para quemar incienso son importadas y caras. Si no te molesta un poco de suciedad, puedes hacer tu propio carbón por menos de la mitad de precio.
 
El carbón fabricado según las recetas o fórmulas que presento a continuación no se encenderá tan rápida y fácilmente como los que puedes comprar, pero se mantendrá encendido casi el mismo tiempo. Y lo mejor de todo es que estará hecho por ti.

Receta n° 1 - Carbón dulce

Los materiales necesarios los podrás encontrar en droguerías, establecimientos de venta de productos químicos o incluso los puedes encargar en tu farmacia.

Utiliza los ingredientes en las proporciones que te doy a continuación:

- Carbón de sauce 5
- Madera de sándalo 1
- Salitre 1/8 - Benzoína 1/4
- Tragacanto 1/4
- Agua 5

Esta mezcla desprende al quemarse un aroma ligeramente dulce, floral y a madera.

Receta n° 2 - Carbón sin aroma
 
Esta mezcla carece casi por completo de olor.

- Carbón de sauce 6
- Tragacanto 1/4
- Agua 5
- Madera de sándalo 1/2
- Salitre 1 /8

Para fabricar estas fórmulas, combina el agua y el salitre; mézclalos ligeramente hasta que el salitre se disuelva por completo.
 
- Después, mezcla entre sí todos los ingredientes secos, añade el líquido y vuelve a mezclar.
 
- Cuando esté perfectamente batida, colócala dentro de un molde.
 
Las recetas arriba descritas te servirán para fabricar dos o tres bloques, dependiendo del tamaño del molde. Los moldes pueden ser hechos en casa, pueden ser permanentes o desechables. Los moldes permanentes pueden fabricarse cortando envases vacíos de desodorante en barra en anillos de 1 centímetro ó 2. Los desechables pueden hacerse utilizando rollos de papel higiénico vacíos, cortados en anillos.

Después de haber embutido la mezcla en los moldes, debes hacer un hueco redondo en el centro de la parte superior del bloque, formando una especie de tazón, donde se colocará el incienso. Esto se hace oprimiendo suavemente contra el bloque un objeto redondo, como una pelota de ping-pong o la bolita de un desodorante.
 
- Debido a la gran cantidad de agua utilizada, el carbón se encoge al secarse. Esto hace que resulte fácil sacarlo del molde.
 
- Seca siempre el carbón sobre papel de aluminio, así evitarás que el salitre se escurra.
 
Para prender el carbón, aproxima un lado del bloque a la llama de una vela hasta que estés seguro de que ya se ha encendido. Haz lo mismo con una o dos de las otras «esquinas». Debes tener cuidado de no quemarte. Coloca el carbón encendido dentro del pebetero y espera un minuto o dos para asegurarte de que está encendido; luego, úsalo y disfruta del producto de tu trabajo.
 
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...